5 casos de violencia machista en el deporte en 2017

Nadie puede negar que cada año las mujeres ganamos más espacios en el mundo deportivo. Sin embargo, también cada año hay muchísimos casos de abusos contra mujeres en el deporte. Y ahí les va un dato más alarmante: aunque los abusos se cometen todos los días, muchas veces no sabemos identificarlos.

Tristemente, en el deporte se siguen normalizando y/o minimizando las conductas violentas contra mujeres de todas profesiones: deportistas, periodistas, entrenadoras, árbitras, e incluso las fanáticas. Este año hubo 5 casos que se hicieron súper virales y que son un ejemplo perfecto para entender cuánto camino tenemos que recorrer todavía para alcanzar la equidad de género en los deportes. ¿Listas? Va el recuento:

La convocatoria de Pablo Armero a la Selección de Colombia

Pablo Armero es un futbolista colombiano con antecedentes de violencia intrafamiliar. En 2016 fue arrestado en Miami por atacar a su esposa. Habían salido a tomar unos tragos, discutieron y de regreso en su habitación del hotel, Armero se puso súper violento: atacó a su esposa, la tiró del cabello, tomó unas tijeras y empezó a cortarle pedazos de extensiones y de cabello natural. Cuando los policías llegaron a la habitación, encontraron a ella en el suelo, llorando y sin gran parte de su cabello.

¿Hubo consecuencias?

No en realidad. Salió con fianza de la cárcel y regresó a su equipo, aunque a partir de entonces pasó la mayor parte del tiempo en la banca. También dejó de ser convocado a los partidos de su Selección.

Sin embargo, en marzo de este año José Pekerman, entrenador de la Selección Colombiana, decidió que sus antecedentes no eran tan graves y que este buen muchacho merecía un lugar en la selección nacional, así que lo convocó a pesar de las quejas de muchos sectores de la sociedad.

¿Por qué es grave?

Colombia, como muchos países de Latinoamérica, tiene números alarmantes en cuanto a violencia intrafamiliar. Muchas mujeres mueren a diario a manos de sus esposo/novios/como quieran llamarles, y las cifras no bajan. Ahora imagínense lo peligroso que es “premiar” a los golpeadores de mujeres y apapacharlos como si nada hubiera pasado: la violencia se normaliza, la gente entiende que “está bien” y que esos actos no merecen un castigo. El mensaje que José Pekerman envió al convocarlo es: no importa que golpees mujeres y que deberías estar en la cárcel, tú mereces representar a tu país.

Las amenazas de violación y muerte a la periodista Andrea Guerrero

Poco después de la polémica que provocó la convocatoria de Pablo Armero a la selección colombiana, la periodista Andrea Guerrero también fue víctima de violencia machista.

Durante un partido de la Selección Colombiana, ella comentó que le parecía incongruente la convocatoria de Pablo Armeño y que era una falta de respeto para las mujeres víctimas de violencia en Colombia.

¿El resultado? Andrea comenzó a recibir insultos por distintos medios. Ya saben, el típico: “las mujeres no tienen que hablar de fútbol, tienen que estar en la cocina” y “cállate, puta”. Pero la cosa se puso súper peligrosa, pues también empezó a recibir amenazas de violación y de muerte.

¿Hubo consecuencias?

No, al menos para los agresores. Ella tuvo que pedir protección especial para garantizar su seguridad, pero no se inició ninguna investigación sobre los autores de las amenazas. ¿Pablo Armero? Siguió jugando tranquilito, por supuesto. Hubiera estado padre que al menos se pronunciara en contra de las amenazas contra la periodista, ¿no?

¿Por qué es grave?

No es un secreto lo difícil que es para las mujeres abrirse camino en el mundo deportivo. Todas hemos recibido insultos machistas, insinuaciones sexuales y comentarios misóginos. El caso de Andrea nos hace pensar que a nadie le interesa promover el respeto hacia las mujeres en esta industria.

También es súper grave que no haya protocolos para proteger a las mujeres ante este tipo de amenazas, pues jamás se inició una investigación. Lo mínimo que Pablo Armero podría hacer era pedir que cesaran los insultos y amagos contra ella.

Robinho condenado por violación… sin que pase nada

En noviembre de este año, el futbolista Robinho fue encontrado culpable y condenado a 9 años de cárcel por emborrachar y violar en grupo a una mujer de 18 años en una discoteca de Milán en 2013. El jugador ya tenía otro antecedente por violación en Inglaterra, aunque esa vez logró zafarse para no ser juzgado.

¿Hubo consecuencias?

Tampoco. Robinho está protegido por todo un sistema que insiste en normalizar la violencia contra las mujeres. Para empezar, no va a pisar la cárcel porque fue condenado por autoridades italianas y él está en Brasil. Mientras él no pise suelo italiano, la condena no puede ser efectiva. La constitución brasileña impide que sus ciudadanos sean extraditados, así que por ese lado, está “protegido”.

Por otra parte, su club no le pidió cuentas. Es más, se mostraron súper indiferentes: no presentaron ningún comunicado al respecto y Robinho siguió entrenando como si nada pasara. Además, varios de sus compañeros salieron a defenderlo, demostrando lo normalizada que es la cultura de la violación en Brasil.

¿Por qué es grave?

Porque una vez más, el mensaje es: “Puedes ser un violador de mujeres, aún así te vamos a apoyar”. En el caso de Brasil es más grave aún, pues las violaciones en grupo son demasiado comunes: cada dos horas y media, una mujer es violada en grupo. ¡Eso son más de 3 mil 500 mujeres violadas al año! Es un número escalofriante y aún así, las autoridades deportivas no han sancionado a Robinho en ningún sentido ni le han pedido cuentas. ¿Se imaginan cómo se deben sentir todas las mujeres que han sido violadas cuando la sociedad premia a sus violadores?

El tenista Maxime Hamou acosó sexualmente a una periodista

Como les dijimos antes, muchas veces no nos damos cuenta de esos mínimos actitos que en realidad son un caso de abuso. Así pasó en el Roland Garrós, cuando Maly Thomas se acercó a entrevistar en vivo al tenista Maxime Hamou.

Mientras Maly trataba de hacerle preguntas, el tenista no paraba de intentar besarla en el cuello, en la boca, ¡y hasta intentó agarrale una boob! Lo peor no fue eso, sino que los compañeros de Maly, en vez de detener la escena, ¡comenzaron a reírse y hasta a aplaudir! 😠

¿Hubo consecuencias?

Afortunadamente, esta vez sí. La Federación Francesa de Tenis condenó el hecho, le retiró al tenista la acreditación y le prohibió acercarse a las instalaciones del torneo. Maxime Hamou también se disculpó públicamente. La televisora para la que Maly estaba trabajando también pidió disculpas e hizo que Henri Leconte, el chistosito que aplaudió desde el estudio, le pidiera disculpas en vivo a la periodista.

¿Por qué es importante?

Esto es exactamente a lo que nos referimos cuando hablamos de mandar los mensajes adecuados respecto a la violencia de género. Aunque está nefasto lo que hizo Maxime Hamou, las acciones que las distintas autoridades tomaron después dejaron muy claro que no se tolera por ningún motivo las agresiones contra mujeres y que quien lo hace, sufre consecuencias. ¿Tú crees que a algún tenista le quedaron ganas de hacer lo que hizo Hamou? ¡Ahora por lo menos lo van a pensar dos veces!

El médico Larry Nassar, condenado a cárcel por abuso sexual

Larry Nassar es el ex médico del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos. Durante los años que trabajó ahí, abusó sexualmente de muchas gimnastas, entre ellas McKayla Maroney, Aly Raisman y Gabby Douglas, medallistas olímpicas. Nassar abusó de la confianza de las gimnastas y las manipuló para que no denunciaran.

¿Por qué es importante?

Porque nos ayudó a entender que las víctimas son más vulnerables de lo que pensamos. Todo el mundo dice: pues si estaban abusando de ella, ¿por qué no denunció? Este caso dejó muy claro que es mucho más complicado que eso. Nassar abusó de gimnastas por generaciones y siempre supo cómo amedrentarlas para no denunciar. Además, el ex médico no actuó solo: hubo todo un sistema que no permitió que las chavas denunciaran lo que les estaba pasando.

Imágenes: SB Nation, Semana.com, Live Tenis, Gotham City, 101 Great Goals.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 − five =