Gracias Islandia

Si algo bueno tuvo esta Eurocopa, sin duda fue la participación de Islandia. Llegaron a recordarnos lo que es el deporte y una de las razones por las que empezamos este blog: porque el deporte puede mover individuos, grupos, países o hasta al mundo de manera positiva.

Islandia me recordó, a mi y al mundo, muchas cosas. Para empezar, que todo en equipo sale mejor.  No fue un jugador sólo el que se lució o llevó el trofeo, fue un grupo de 11 jugadores (más la banca, el equipo técnico y su afición) quienes juntos llegaron hasta cuartos de finales. Con 300,000 personas en casa apoyando en todo momento, sin criticar, sin juzgar, sin burlarse. Simplemente apoyando.

Que todos somos humanos, no importa el asiento que tengas en el estadio. El presidente de este país nos sorprendió al aparecer sentado entre la tribuna como cualquier otro espectador. El título no te hace ser mejor persona ni disfrutar más o menos un partido. También, increíble el respeto que demostraron a él y a cualquier otro fan del equipo opuesto en la cancha. Hay por ahí uno que otro presidente que no sé si saldría vivo de la tribuna al aparecer sorpresa… Hubo muchos trancazos entre pamboleros, ni uno que yo sepa de un islandés. Ellos en cambio hicieron amigos, compartieron la mejor vibra y recibieron al equipo en casa con un evento que todo el mundo compartimos en redes, por admiración, respeto y aceptémoslo, un poco de envidia.

Ser el país que más compra libros en el mundo (per capita), se reflejó en el comportamiento de su porra. Y eso es el deporte, al menos eso creo yo, una actividad para unir culturas, familias, disfrutar juntos y ayudarnos a crecer cada día. Ojalá todos aprendamos un poquito de ellos.  ¡Gracias Islandia!

https://www.youtube.com/watch?v=-GIUUsRJUHQ

¡Se toda una experta con estos 10 datos sobre la final de la Euro!